Implementos de Seguridad

La primera línea de defensa contra las lesiones a la cabeza en el lugar de trabajo es el uso del casco de seguridad. El casco protege la cabeza del peligro de caída de objetos y resguarda contra golpes accidentales. El casco reduce la intensidad de cualquier golpe a la cabeza. Resiste y desvía el golpe y distribuye el impacto sobre un área mayor. La suspensión interna del casco actúa como amortiguador. Aún en el caso de que el casco se quiebre o se abolle, absorbe parte de la fuerza del impacto, transmitiéndole menos a la cabeza. También puede resguardar el cuero cabelludo, la cara, el cuello y los hombros contra derrames o salpicaduras.

Suele ser habitual usar guantes en aquellas tareas que pueden dañarnos las manos, sobre todo de forma mecánica, sin embargo, en muchas ocasiones cuando este daño no es tan evidente prescindimos de los guantes pese a la amplia variedad que de ellos  existen. Para cada actividad existe uno con los materiales y condiciones anatómicas correspondiente.

El no utilizar esta “segunda piel” para nuestras manos da como resultado aparición de ampollas en las manos, manos muy ásperas por contacto con elementos burdos, rasguños y algunas cortaduras.

Los pies son algo que no recibe mucha atención a no ser que exista algún problema. Por lo tanto, para evitar posibles lesiones, es importante pensar en salvaguardar los pies antes de empezar alguna tarea. Se deben usar zapatos o botas de seguridad con protección contra impactos cuando el trabajador carga o maneja materiales tales como paquetes, objetos, piezas o herramientas pesadas y para otras actividades durante las cuales pueden caerle objetos sobre el pie.

Al igual que los guantes, existen diferentes tipos de overoles según la necesidad, así por ejemplo para trabajos con elementos tóxicos se requiere un tipo especial de overol. En el caso de nosotros el overol cumple tres funciones específicas 1. Protege la ropa de diario del mugre al cual se tiene contacto durante la faena. 2. Muestra uniformidad en los trabajadores 3. El material reflectante que tiene los overoles hace que en los casos de trabajar en las vías, los autos puedan ver a lo lejos a la persona trabajando y disminuya su marcha o extreme medidas de precaución.

Asi como  el material reflectante de los overoles, el chaleco reflectante es fundamental para evitar accidentes en la vía, el hecho de verlo a lo lejos ya sus colores indican una señal de precaución ineludible. 

 

 

No es que una faja nos vaya a evitar una lesión por coger un peso a todas luces excesivo, pero si mitiga y reduce las posibilidades de lesión por posturas incorrectas al coger pesos o hacer esfuerzos y nos aumenta, aunque no es bueno confiarse excesivamente, la cantidad de peso que podemos levantar.

Por otro lado no es conveniente tener siempre apretada la faja, es decir estemos o no haciendo esfuerzos, y es recomendable en momentos en los que no estamos haciendo esfuerzo soltarla para reducir la presión que se ejerce sobre el estomago e intestinos. Por ello mismo puede ser poco recomendable usarla justo después de comer, pero bueno también es poco recomendable hacer esfuerzos en esa situación

La transmisión de infecciones se puede realizar de 2 maneras: por contacto directo con el microorganismo o de manera indirecta a través del contacto con material contaminado y otras veces por el aire contaminado del ambiente, se deben tener en cuenta cuando hablamos de cosas tan esenciales como son el ambiente y el vestuario (los tapabocas, Guantes y calzado por ejemplo) que van a ser utilizados en el lugar de faena. El tapabocas se encargara de reducir los microorganismos y material contaminado que por medio del aire puede llegar a los pulmones. El tapabocas debe sujetarse de las orejas y cubrir bien la nariz y la boca, de lo contrario no tendría ningún sentido usarlo.

Para protegerse del riesgo de impactos fuertes es necesario usar lentes de seguridad o anteojos protectores, los cuales son los más resistentes al impacto. Mientras que los anteojos protectores ofrecen una mayor protección total, los lentes de seguridad con protección lateral pueden ser la mejor opción si la labor requiere de amplia visión lateral.

Las partículas pequeñas de movimiento rápido, como por ejemplo los desechos generados al lijar, moler, partir, o al realizar trabajos al aire libre, son la causa más común de lesiones a los ojos. Una partícula que se mueve rápido, más pequeña que un grano de arena, puede llegar a causar mucho daño a un ojo sin protección. Aún las partículas pequeñas que se mueven lentamente, como por ejemplo el polvo, pueden rayar la superficie del ojo.

Los lentes de plástico y policarbonato son altamente resistentes a impactos, pero menos resistentes a rayaduras en comparación con los lentes de vidrio. Si bien los riesgos derivados de la exposición a partículas rápidas exigen el uso de lentes de seguridad o anteojos protectores, debe tomarse en cuenta además la resistencia a las rayaduras. Los lentes de vidrio se harán pedazos con un golpe fuerte, pero resisten mejor que otros lentes las rayaduras causadas por el polvo y la arena.

Virus al momento
El neumólogo Carlos Tálamo señala que los problemas respiratorios también suelen aumentar cuando llueve. "Las personas que padecen de asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) suelen descompensarse con cuadros gripales".
Cuadros de bronquitis y neumonía también suelen ser comunes durante la temporada de lluvias. "Suele pasar que la persona se moja, le da gripe, se la cura mal y luego todo el cuadro se complica por eso es tan importante acudir al médico a fin de que proporcione un diagnóstico preciso".

Sumado a lo anterior, las botas de lluvia cumplen una función adicional, igual o similar a la de los zapatos de seguridad en cuanto a la protección de golpes y cortaduras en los pies.